Calmando el hambre con Fame Poétika

Comentaban el otro día unos snobs melancólicos del Xixón Sound que apenas quedaba vida cultural en Gijón, que la ciudad ya no latía al ritmo de la música y sus calles no desprendían poesía, y que los pocos jóvenes que no se habían marchado de la ciudad se movían por otros ambientes. Tentada por mi odio, en ese momento, se me pasó por la cabeza meterme en su conversación; pero, pensándomelo dos veces, mejor escribir este artículo.

Toda mi vida llevo viendo jóvenes en las presentaciones de la semana negra, en las cervecerías, en los conciertos y en los festivales que se reparten durante todo el año, somos vuestro relevo generacional.

Pero hoy está el día para poesía. Fame Poétika es un colectivo de jóvenes con un interés común: escribir, que empezaron a reunirse para compartir sus poemas el año que acababa el mundo. Poco a poco fueron creciendo, llenando bares, llegando a más gente gracias a las redes sociales y la difusión por boca a boca. Lo que un día comenzó como una reunión de cuatro amigos llena hoy los garitos de Gijón, se extiende por el resto de Asturias y sale incluso hasta ciudades como Vigo, Santander, Madrid o Burdeos.

Pero no todo es poesía: sus reuniones, que ahora ya han pasado a ser jam sessions, están aderezadas por la cerveza y la música: han abierto sus fronteras más allá de la Manzorga, la librería que los vio crecer y publicó su primer poemario Fame Poetika, y sea donde sea su timba (así es como llaman ellos a sus jam sessions), el público calma su sed con cerveza durante las tres horas que puede llegar a durar. Sí, tres horas de poesía. Jóvenes leyendo y compartiendo sus poemas en bares. Y que aguantan una, dos, tres horas o lo que les echen encima.

No falta nunca entre poeta y poeta, entre poema y poema, algún que otro músico, ya sean de versiones o presentando temas propios. Incluso han llegado a colaborar con Nacho Vegas en alguna ocasión.

Sin embargo, no penséis que es un colectivo cerrado. Precisamente, sus timbas tienen una lista para que todo aquel que quiera se apunte y lea sus poemas para el público congregado ese día. Fame Poétika se rige por el principio de libertad de creación: todos los temas y formas de poesía son bienvenidos. Asimismo, cuentan con gente de 0 a 99 años tanto en sus timbas como en sus libros.

Además, muestran un fuerte apoyo a la llingua, contando entre sus filas con importantes personalidades en el movimiento por la oficialidad, e incluyendo poemas en asturiano en los dos libros que, por el momento, llevan publicados: Fame Poétika y Seguimos con fame. Sus poemas, sean en castellano o asturiano, han sido traducidos al inglés y francés en los numerosos festivales en los que han participado.

Fame Poetika ha pasado por ellos y ellos han pasado por Fame Poétika, hasta tal punto que muchos de sus integrantes han publicado libros de poesía desde entonces: Andrés Treceño, Cimientos; Diego Solís, Hágase Abril; Alejandro Mallada, 33; o Nacho Wings con Volver a Invierno (próximamente).

Pero, tranquilos, nostálgicos del xixonsound, este sábado 9 de diciembre, antes del concierto por el 25 aniversario del bar La Plaza, podéis pasaros a las 20.00 por El patio de la favorita a una de las timbas de Fame Poétika. Y para ir abriendo boca, aquí tenéis una selección de poemas:

“En honor al que se fue demasiado pronto”, Nacho Wings

Es duro, pasar de página

sobre todo a esta.

Esta en la que nunca quería escribir,

ni tampoco escribirla tan pronto.

Y menos sobre ti.

 

Han pasado ya años

desde que, fue la primera vez que te vi sonreír

y días desde que te vi sonreir por última vez

“La vida es demasiado simple,

no te la compliques”

Me decías mirándome

No tomé en serio lo que decías

 

Hasta hoy

hasta que no te volví a oír decirlo

Y cada palabra y frase tuya ahora me duele

hasta tu nombre me duele…

 

Tus palabras ahora son recuerdos,

recuerdos que siempre estarán en mi corazón

 ¿sabes? A veces cierro los ojos y te veo sonriendo

Otras veces, cuando el silencio se apodera de mí

oigo tu voz repitiendo cada una de tus frases y tus

palabras,

y también oigo tu risa.

 

Como dijo Xoel:

Olajá que exista el cielo

y yo acabe allí también,

ojalá que exista el cielo

para volverte a ver…”

 

“Los hombres olvidados”, Borja Fernández

El grito de las banderas

es brillante y dorado

como los ojos del trigo

cuando empieza el verano.

El monte todo en llamas

se precipita por las faldas

ruge como mil campanas,

llora sangre y barro.

Pero el invierno es siempre así,

triste y callado.

 

Cuando de nuevo la tierra florezca

en las fosas brotarán los cadáveres

y el grito –que no fallezca-

de los hombres olvidados que lucharon.

 

“Cuestión de llingua”, Claudia Elena Menéndez Fernández

Mudes tán les llingües

d’esti país afogaes nel silenciu

del mieu, la vergoña y l’escaezu.

Naguo por sintite esnalar de boca en boca

ensin torgues d’odiu nin mordaces castices,

surdiendo d’ente les cenices d’un fueu qu’entá restalla.

Rompéi les cadenes que frayen l’idioma

a golpe garabatu, traente y fesoria;

empapáilo too d’orbayu, xelu y xarazu,

de llume, futuru y gayola

¡vosotres, pallabres!

Sois música de vigulín pa la mio oreya

cansada de falses esperances y promeses vanes,

l’abellugu nel que zarrar los güeyos

y vete, por un momento, por siempre

llibre, alta, oficial y digna.

 

“Ahora lo sé”, Andrés Astur Treceño Gracía

Ahora lo sé:

es verdad que la tristeza

se edifica sobre playas

y que son ciertos los horizontes

que nos prometimos.

 

Yo pienso en Berlín

y tú pones en mis labios tu nombre con tus labios,

y nos dejamos entretejer poco a poco,

livianos, en mitad de la cocina.

Yo pienso en ti

y tú raptas tu nombre de mis ojos,

ciego de ti,

y dejas que deletree cada segundo en tu cuerpo.

 

Y el corazón, que nunca fue muy certero,

no deja de batir palmas a cada paso que das.

 

Nun tenemos otru camín”, Diego Solís

A Fame Poétika

Nun tenemos otru Camín

que mordenos la mirada,

apretar bien los güeyos                              al zarralos

alendar fondu los golores:

a alcohol, sudu, orín.

 

Nun hai otra manera

que perdese entre la nueche,

forciar un desalcuentru,                              pisar los cristales

y sentir los cantares llonxanos

 -y falsos- de victoria.

Nun hai más, y sabémoslo

que nun queda otra nueche de branu

esta ye la última, la mar llevarános,

xabaz, escontra l’olvidu.

 

A min quédesme tú, y un exércitu

que nun aprendió a ganar guerres

pero tampoco a rendise, nin en los piores suaños.

Fame Poétika: En Facebook | En Twitter

Anuncios

Un comentario en “Calmando el hambre con Fame Poétika

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s