Cómo no adaptar ‘Death Note’

Cuándo Neflix reveló que estaba al cargo de una nueva adaptación live action del famoso manganime Death Note , no fuimos pocos los que nos mostramos escépticos. No es ningún secreto que el medio japonés tiene una historia complicada a la hora de sacar sus historias originales del terreno de la animación y el cómic (teniendo Ghost in the Shell como uno de los ejemplos más recientes). El escepticismo no tardó en convertirse en polémica a medida que se revelaban cambios respecto al material original, como el hecho de que la película iba a ambientarse en Seattle y no Japón, o que el personaje de L sería interpretado por un actor afroamericano. Personalmente, estos me parecen modificaciones superficiales que no tienen por qué afectar a detalles importantes como la trama o el aspecto psicológico y moral de los personajes, así que me limité a ignorar las especulaciones y esperé a que el largometraje fuese finalmente lanzado (aún escéptico, eso sí).

Digamos que es una obra que me ha hecho pensar. Empecemos por la versión corta: la considero una mala película, me parece inferior al material original, es una adaptación en absoluto fiel y no encuentro ninguna razón para verla cuando podría consumir el manga, el anime, o cualquier otra película en su lugar. Ahora pasemos a la versión larga, y es que me he dado cuenta de que el ser fan de la serie puede haber afectado a mi juicio ¿Realmente es una película mala a dado el rasero por el que suelo evaluar otras películas? ¿O solo me parece mala por ser radicalmente distinta al material adaptado?

Para aquellos que no estén familiarizados con el manganime, cuenta la historia de Light Yagami, un estudiante que, a través de las acciones de un dios de la muerte, se hace con el objeto titular: un cuaderno que causará la defunción de aquel cuyo nombre sea escrito en sus páginas. Light decide utilizarlo para purgar el mundo de criminales, creando así el paraíso en la tierra. Esto acaba por causarle conflictos con agencias gubernamentales, y el chaval tendrá que ingeniárselas para continuar su trabajo mientras evita ser descubierto. Es una serie que si bien no es increíblemente compleja ni una obra maestra, logra ser muy disfrutable y sólida en todos sus apartados (aunque algunos consideren que su calidad disminuye a partir de la segunda mitad). La primera crítica hacia la película como adaptación surge aquí: si coges una serie basada en un concepto tan simple y a la vez efectivo, ¿por qué ibas a dejar estos de lado? Esta claro que Death Note cuenta con el apoyo de prácticamente cualquier fan del thriller policiaco y el misterio, pero no veo nada en la película que pueda atraer a estos grupos demográficos tanto como lo haría el material adaptado. Entre las cosas que hace por quitarle el foco a esta faceta de la obra está el convertirla casi en un drama juvenil de instituto, dándole a este, la vida académica de Ligth y su romance un peso en mi opinión innecesarios.

Ninguno de los personajes es fiel a su contraparte original. Light deja de ser una mente privilegiada, carismática y manipuladora: Netflix lo presenta como un estudiante aventajado, pero no lo verás elaborar hasta el final ningún plan digno de mención como las decenas de estratagemas que se le ve emplear en la serie, además de ser un inadaptado social que sufre abuso escolar y es constantemente manipulado por Mia, su novia y ayudante a la hora de usar el cuaderno, y por Ryuk, dios de la muerte y propietario del cuaderno. Estos también son versiones bastante alternativas de su contraparte original: Mia (Misa en la versión original) era una joven dispersa e infatuada que Light utilizaba como un peón más, no llevaba en ningún momento las
riendas; y Ryuk nunca llega a interponerse en los planes del protagonista, sino que es un mero observador preocupado únicamente por evitar el tedio.

A mi parecer, esta necesidad de introducir nuevos obstáculos para Light nace del haber reducido la importancia de L, detective privado y principal enemigo de Light en la serie. Al igual que Light, destaca por su intelecto y su habilidad para la elaboración de planes a largo plazo y contra-estrategias, y, al igual que Light, es presentado en la película como tal con escaso payoff : salvo por la escena en la que se revela a sí mismo a través de los medios de comunicación (similar a otra escena del material original), no hay ninguna otra ocasión en la que realice un plan elaborado o parezca estar más cerca de pillar a Light. Prescindir de tal manera de la mecánica del gato y el ratón es uno de los cambios que más dañan la película a mi parecer, dado que es uno de los elementos que más famosa hizo a la serie.

Otro elemento a mi parecer importante, y en el que la película hace un peor trabajo, es el comentario moral. Si bien simple, como ya dije, la serie sigue abriendo la posibilidad al debate en cuanto a su tratamiento de la justicia, planteando preguntas como el clásico “¿Justifica el fin los medios?” a través del plan de Light, que promete traer paz pero también la corrupción del alma tanto de él como de todos los que le apoyan. Light se muestra al principio del anime férreo respecto a no matar inocentes y largará discurso tras discurso sobre su superioridad moral, pero terminará por revelar sus colores y eliminar a quien le estorbe, sea o no un criminal. En la película, empieza fuerte matando a su abusón, cuyo asesinato la película parece justificar a través de comentarios como “era un sociópata” por parte de otros personajes. No me molestaría que le hubiesen dado un tratamiento más heavy, con un Light más egoísta, implacable y angst que el original: sin embargo, no se muestra constante, ya que durante el resto de tiempo se negará en rotundo a matar inocentes (causando así, por otra parte, todo el conflicto con Ryuk y Mia). L nunca tendría un berrinche tras el cual saldría detrás de Light con una pistola, dado que tiene un código moral igual de firme que el de este y jamás lo mataría, ya que esto supondría ponerse a su nivel. Adivinad qué hace en la película (una pista: leed la oración anterior).

En definitiva: me parece floja. Después de verla una segunda vez, algo menos contaminada por el bias , me he dado cuenta de que tal vez la juzgase con demasiada dureza al principio, y tal vez no sea una película catastrófica, pero como adaptación hace aguas por todos lados. Tal vez si hubiese decidido crear una historia diferente con personajes diferentes, aprovechando el cambio de setting y el universo ya establecido, le habría dado un pase, pero sigo viendo la serie original ahí. Una versión pobre de los personajes que mantiene sus nombres originales está ahí. Una imitación pobre de los temas está ahí. Una replica sosa del misterio y la estrategia está ahí. En definitiva, un Death Note peor está ahí. Y no sé vosotros, pero antes que ver Death Note peor, prefiero ver Death Note.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s