Larry Clark y el mundo donde los adultos no están permitidos

No hay ficción en mi obra, simplemente muestro un mundo donde los adultos no están permitidos.

Así contesta Larry Clark cuando cuestionan la veracidad de sus películas y para confirmar sus palabras solo hay que ver alguna de sus películas. Su estilo crudo y casero te hará pensar por momentos que lo que estás viendo no es una película sino un documental.

Larry Clark, nacido en Tulsa (Oklahoma) en 1943, es un controvertido director de cine estadounidense, aclamado y repudiado a partes iguales por los circuitos independientes de Estados Unidos. Comenzó como fotógrafo antes de pasarse al cine en 1995. En su estilo de fotografía ya se puede ver su estilo cinematográfico. Trabajaba en blanco y negro y con una crudeza raramente vista anteriormente.

Su libro fotográfico más famoso “Tulsa” (1971), bautizado con el nombre de su ciudad natal, mostraba el submundo de la juventud perdida americana en la época Nixon como nunca antes se había hecho. Las fotografías, todas en blanco y negro, mostraban a los amigos de Clark en su día a día: drogas, sexo, armas e incluso un compañero que había recibido un disparo, todo ello fue captado por la cámara de Clark. El proyecto de “Tulsa” había nacido como una película, pero Clark tuvo que convertirlo en un proyecto de fotografía debido, según sus propias palabras, a que estaba demasiado colocado por las anfetaminas y la heroína que consumía como para grabar con cámaras de cine. Cuando fue publicado, mucha gente pensó que se trataba de montajes fotográficos, reafirmando la teoría de Clark de que su obra muestra un mundo prohibido e ignorado para los adultos. Posteriormente, famosos directores como Gus Van Sant o Martin Scorsese declararon haber sido impresionados e influenciados por las fotografías de “Tulsa”.

From Tulsa
Imagen: Larry Clark

En los años 90 se mudó a Nueva York donde se interesó por la juventud y en particular por la cultura skater para realizar su primera internada en el mundo del cine. Comenzó a frecuentar el Washington Square Park (lugar de reunión de los skaters locales) donde aprendió a patinar y fue aceptado en una pandilla en la que conoció a Leo Fitzpatrick, Justin Pierce, Harold Hunter y Chloë Sevigny, los futuros protagonistas de su primera película “Kids” (1995) cuyo guion fue realizado por otro joven de la pandilla llamado Harmony Korine -que posteriormente dirigiría su propia película “Gummo” heredando parte del estilo que plasmó Clark en “Kids”.

Kids es, para mí, la película con más magia de Clark. Se adentra en el mundo de la juventud en pleno auge de las drogas y el SIDA. Pero, a pesar de contar la historia de un joven llamado Telly y su pandilla, no tiene historia en sí misma, sino que muestra el día a día de unos jóvenes que interpretan su propio papel en la película. Nadie interpreta un personaje, simplemente muestran su vida a las cámaras. Kids ya muestra el estilo que Clark reproducirá en todas sus películas: lenguaje explícito, escenas sexuales, drogas, violencia… todo ello mostrado con un estilo simple, de cámara en mano y acompañado de música popular que parece estar sonando en un radiocasete. Un estilo aclamado y vilipendiado a partes iguales por la crítica.

Una prueba de la veracidad de las películas de Clark ha sido el oscuro futuro de muchos de los chavales de aquella pandilla de patinadores, entre ellos Harold Hunter, que falleció de una sobredosis de cocaína en 2006 y Justin Pierce, coprotagonista de la película, que se suicidó en el 2000 con tan solo 25 años.

Años después siguió realizando películas, ahondando en otras facetas de la juventud y la adolescencia. En 2001 se estrena “Bully”, basada en hechos reales, donde trata los temas del maltrato y el asesinato adolescente. En 2002, “Ken Park”, una polémica película que trata la promiscuidad sexual, los fetichismos y el suicidio adolescente y que nunca fue estrenada en Estados Unidos por sus explícitas escenas sexuales. En 2006 volvió a adentrarse en la cultura skater con “Wassup Rockers” donde también retrata la vida de la población latina en EEUU. En 2014 estrena “The Smell Of Us” donde introduce el efecto internet y nuevas tecnologías a la juventud descarriada que él suele representar en sus películas.

Larry Clark tiene ahora 74 años, ante lo cual afirma sentirse afortunado ya que nunca pensó que llegaría tan lejos ya que la muerte siempre le había parecido bastante mejor que la vida. Actualmente continúa realizando trabajos fotográficos y cinematográficos, y yo, personalmente, espero que siga muchos años más golpeando al mundo con dosis de realidad como solo él sabe.

Anuncios

Un comentario en “Larry Clark y el mundo donde los adultos no están permitidos

  1. Genial que hayáis hecho un artículo de Larry Clark. Puede gustarte o no, pero es una pieza fundamental de la estética noventera (que está tan de moda) y así mismo de la cultura skater.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s