Yo, yo y yo. Tú me das igual

Se supone que debo sonreír y festejar. Centrarme y progresar.

Así es este sistema y debo acostumbrarme para ganar.

Debo buscarme a una chica bonita pero no muy lista,

que tenga pasta y un coche donde pueda metérsela todo el día.

Una que vaya a misa los domingos y confiese unos pocos vicios,

pero que la noche anterior me destroce hasta caer rendido como un angelito.

Que la tenga que acompañar a comprar memeces que no necesita,

que se pinte como una mona y sufra lástima de las que llevan hijab y no se maquillan.

Se supone que debo aspirar a comprar una casa grande que te cagas.

Que tenga dos baños, un jardín y una cocina americana.

Que para mantenerla deba trabajar de sol a sol y pagar a una empleada colombiana,

y que cuando no esté mi mujer me haga una…alabanza.

Debo ser ejemplar en mi puesto laboral: trabajando lo mínimo y aparentado pa’ cobrar.

Lamerle el culo a mi jefe mientras él también simula trabajar.

Ese es mi objetivo y nadie tiene nada que objetar.

Debo tener varios hijos para repoblar. Hay demasiados negros y maricones en esta ciudad.

El primero se llamará Adán: será mercenario o economista. Según le cuadre.

El segundo se llamará Mariano: llegará a presidente aún con una segura deficiencia mental.

Seguro que hasta tú le votarás.

Viviré muchos años así que creo que la vida es para aprovechar.

De lunes a viernes en la oficina y el fin de semana al putibar.

De vacaciones haré turismo por Fukushima,

aunque me comentó un compañero (envidioso) que no hace muy buen clima por allá.

Seré un putero y pegaré a mi señora esposa cuando se crea igual a mi persona,

llevaré una pulsera de España y defraudaré sin parar;

todo sea por mi querido capital.

Y qué decir de mi capital,

esos papeles con números que me dan la felicidad.

Con él miro a ese chino y quiero quemar su puto bazar.

No se me escandalicen, que a las joyerías suizas no dudaré en cuidar.

Llevaré gomina y me alistaré en un círculo pseudo-intelectual,

a ser posible que sean fachillas y que exijan la reconquista de Gibraltar.

Haré lo que me salga de los huevos, apoyaré a la monarquía y cobraré una pasta,

mientras esa escoria inmigrante busca en la basura y yo me siga sin enterar de nada.

Beberé y follaré.

Explotaré y me enorgulleceré.

Veré la tele y me meteré pastillas sin cesar.

Haré todo esto sin pensar,

y sin pensar me moriré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s