Laura Fjäder: «Queríamos sacar la poesía de los sótanos: ahora no le pongamos barricadas…»

Laura Fjäder es escritora y trabajadora social. Dirige la iniciativa de creación feminista multidisciplinar The Flesh Project y colabora habitualmente en publicaciones de actualidad, radio y revistas literarias. Parte de sus últimos trabajos está recogida en las antologías Degeneración Salvaje (Autoedición, 2015), Contra: Poesía ante la represión (Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, 2016) y (Bis)Capacitados (Lumen Rosetta Editorial, 2016). Desde 2015 gestiona y coordina la Jam Poesía Gijón. Actualmente desarrolla el proyecto Musas Disidentes, donde poética y arte menstrual confluyen generando discursos iconográficos no normativos. Recientemente ha sacado su primer poemario en solitario, Will Scarlet no era dios (Suburbia Ed.).

Llevas escribiendo bastante tiempo, ¿por qué el poemario ahora y no antes?

Porque era el momento adecuado. Mis textos y mi voz han madurado; hoy sé lo que quiero decir, lo que quiero poner en un papel. Y hasta ahora no había encontrado una editorial que me respaldara a mí y a mi discurso. Por otro lado, era muy importante encontrar una editora mujer, ya que hay poquísimas editoras mujeres en España. Quien por cierto, es una mujer maravillosa, revisa los textos, comenta y da su opinión pero sin imponer nunca nada.

He colaborado con muchas revistas y participé en antologías colectivas pero hasta ahora no había encontrado el momento propicio ni me sentía preparada para hacer un proyecto en solitario y que considerara que tuviera formato de obra redonda.

¿Te refieres a un punto y final?

Más bien a un punto y a parte. Mi discurso ya esta madurado, siempre va a ser una crítica social y feminista. Sin embargo, la vida sigue, y con ello las vivencias.

¿Cómo resumirías Will Scarlet no era dios?

Nos encontramos ante dos partes: el pasado y el futuro. Por un lado, la primera se centra en cerrar heridas con el pasado, auto-cuestionarse, narrar afectos, dolores y placeres. Es un análisis de mi trayecto vital. En la segunda parte hablo del futuro, del paso del tiempo, del miedo a la muerte, de las dudas, de cómo afrontar la falta de las personas a quienes amo.

¿Por qué una portada tan sencilla? ¿Por qué no un dibujo de una mujer u otro elemento?

Yo soy muy de libros de diseño minimalista. Para mí, menos es más y Suburbia hace un trabajo fantástico de maquetación y diseño. Realiza portadas iguales, en blanco y negro para todos los autores y autoras… Por otro lado, la portada no intenta distraer del contenido, es una portada que te deja a solas con el título y la persona que escribe. Y ya desde el primer momento focalizas en ellos. Creo que es de un gusto exquisito, muy bien pensado y me encanta.

¿Qué fue lo que te llevo a escribir?

Creo realmente que empecé cuando estaba en el cole, sobre los 10 años. Mi madre siempre me animó a la lectura, a escribir, a expresar; ya que ella es pintora y, aunque, el dibujo no fuera lo mío, sí lo fue la escritura.

Por otro lado, en el colegio tenia una profesora que también influyó mucho, recuerdo que cada viernes teníamos que realizar una redacción de tema libre y al año había un concurso literario como mínimo. Además fomentaba la lectura, hacíamos comentarios de texto, leíamos teatro y lo interpretábamos. Éramos niños que antes de cumplir los 13 habíamos leído a Lorca, Buero Vallejo, Moratín, Lope de Vega…, junto con libros tan dispares como La historia interminable, Momo o El principito.

Hace un par de años la prosa ocupaba el lugar de los más vendidos, sin embargo, hoy encontramos poemarios en ellos. ¿Qué es lo que piensas de este “boom” de poesía que se esta dando?

Creo que algunas editoriales han sabido combinar la producción de autores y autoras con estrategias de marketing y el impacto y difusión en redes sociales.

¿Si es esto positivo? Sí. Aunque soy consciente de la necesidad de un mínimo criterio editorial de calidad, de que hay discursos elaborados y otros que no. Hay textos construidos con acierto y otros no hay por dónde cogerlos. No todo vale y soy la primera en observar con cautela pero sin prejuicios.

Creo que es hora de bajarnos de ese pedestal prepotente y clasista para admitir que muchas y muchos poetas que están siendo criticados, las menos de las veces con razón. Ellos han conseguido que mucha gente se acerque una noche entre semana a escuchar recitar en un bar: oyen su voz en palabras de otras personas relatando la historia de una generación distinta. Por supuesto que hay poemas con los que a veces me sangran los ojos, pero eso no es algo exclusivo de la plano literario. No nos quedemos con eso. Hay mucho más ahí: hay ganas de escribir, leer y escuchar. Yo digo: “Queríamos sacar la poesía de los sótanos: ahora no le pongamos barricadas.”

¿Qué autores o autoras recomendarías leer?

Recomendaría autoras mujeres, no porque no existan autores que no me gusten, sí los hay, por supuesto. Sino porque es hora de revindicar referentes y producción femenina, se esta haciendo ahora aunque existen desde hace tiempo, pero aun así se siguen invisibilizando.

Importantísimas Gloria fuertes, Monique Wittiq, Rosa Chacel, Clarice Lispector. Y más actuales Sara López, Laila Lopez Manrique…

Imagen cabecera: Marifé Herranz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s